Publicado: 3 de Enero de 2023

Las luces del vehículo son decisivas en caso de emergencia, inmovilización en una vía mal iluminada o si circulas por carreteras mal asfaltadas. De ahí la importancia de saber cómo escoger la iluminación adecuada a cada momento.


¿Es obligatorio llevar esta iluminación en el coche?

Lo cierto es que sí. Su uso es preceptivo en los siguientes supuestos:


  • Circulación por túneles, pasos inferiores o tramos señalizados con la imagen de un túnel. Se incluyen los carriles reversibles, adicionales y habilitados en sentido contrario de la marcha.
  • Cuando exista cualquier condición meteorológica o ambiental que disminuya sensiblemente la visibilidad. Alude a situaciones en las que el vehículo está inmovilizado en la calzada o en el arcén de una vía interurbana. En las restantes vías, no es obligatorio, siempre y cuando haya visibilidad desde lejos.
  • Entre la puesta y la salida del sol, que es cuando la oscuridad predomina y se complica la visión.


Recomendaciones para emplear esta iluminación en el coche

Algunas de las recomendaciones más útiles son:


  • Emplear estas luces preferentemente de noche y en carreteras mal iluminadas. Concretamente, cuando no puedas leer una matrícula a 10 metros o un vehículo oscuro a 50 metros, circulando a más de 40 km/h.
  • Sustituir las luces cada 40 000 kilómetros o cada 2 años. Es un consejo que, en la práctica, no se suele seguir, pero que conviene tener presente, ya que los focos van perdiendo intensidad.
  • Limpiar las luces. Unos faros limpios y en buen estado proporcionan un haz de luz efectivo y fácil de ver, tanto en vehículos nuevos como de ocasión.


Y la mejor recomendación de todas: preguntar a expertos, como los de DG Autointegral. Nos avalan años de experiencia en la reparación de automóviles, mecánica, mantenimiento, electrónica, etc. Ofrecemos comodidad en la revisión del vehiculo y en cualquier cambio en el taller. ¡Visítanos!