Publicado: 13 de Diciembre de 2022

Hace no mucho tiempo, los vehículos apenas contaban con 5 o 10 testigos de aviso. Sin embargo, los coches actuales tienen más de 100 casi siempre. Pero ¿cuáles son aquellos que si se encienden deben hacer que te detengas lo antes posible y que vayas al taller? Te lo contamos.


El color de los testigos

El color de los testigos es el indicador más sencillo para saber si debes pararte o no es necesario:


  • Verde. El coche te está aportando un dato importante sobre un determinado componente, pero no implica ningún peligro.
  • Amarillo. Existe una avería o hay riesgo de que suceda. No es obligatorio que pares el coche, pero sí que lo lleves lo antes posible a un taller.
  • Rojo. En este caso, has de parar tu coche lo más rápido posible y llamar a tu seguro para que te envíe un vehículo de asistencia.


Los testigos que deben hacer que detengas el vehículo

Ya sabes que son aquellos que se encienden en color rojo. Estos son los que debes conocer:


  • Avería eléctrica. Se simboliza como una batería con un polo positivo o negativo. Indica un problema grave con la batería o el alternador.
  • Aceite. La presión del aceite ha bajado notablemente. No parar tu coche elevará la fricción entre las piezas metálicas y puede hacer que gripe el motor.
  • Líquido refrigerante. Probablemente, se deba a una fuga del líquido refrigerante, el cual ha provocado el incremento de la temperatura del motor.
  • Avería de motor. Puede hacer referencia a problemas en el sistema de inyección, de la evacuación de gases o del propio encendido.


En definitiva, si se enciende en rojo cualquiera de estos testigos en el cuadro de mandos de tu coche, detente en un lugar seguro. Después, llama a tu seguro y llévalo a tu taller de mecánica de confianza. En DG'Autointegral estaremos encantados de recibirte y solucionar tu problema. ¡Llámanos!