Publicado: 29 de Noviembre de 2022

Un vehículo es un elemento mecánico que puede sufrir diversas averías por el uso. En caso de contar con alguna es fundamental acudir a un taller de confianza para solucionarlas. Pero lo mejor, es acudir con frecuencia para conseguir evitar las grandes averías que se pueden dar en el motor. Te ahorrarás algún susto y saldrá más económico.


Las averías más graves en el motor del vehículo

Estos son los problemas de mecánica más graves que puede dar el motor de tu coche:


  1. Junta de la culata del motor: es una pieza básica que une la culata con el bloque del motor. Uno de los problemas más comunes es que se deforme y pierda el hermetismo. Esta avería puede suponer más de 20 horas en el taller y es muy compleja de arreglar.
  2. Rotura de la correa de distribución: es la encargada de sincronizar el cigüeñal con el árbol de levas. Si se rompe de manera imprevista puede derivar en daños en los pistones agravando la avería.
  3. Turbo: es el responsable de sobrealimentar al motor para poder acelerar rápidamente. Está avería paraliza totalmente el vehículo y se trata de una pieza costosa que debe incorporarse de manera correcta al circuito.
  4. Inyectores: se encargan de suministrar combustible al motor. El gran problema de una avería en uno de ellos es que es recomendable sustituirlos todos para mantener el equilibrio.
  5. Bomba de combustible: se encarga de enviar la presión adecuad de combustible a los inyectores. Su avería deriva en la inutilidad del vehículo, esta pieza requiere de mucha precisión y tiempo para su montaje.


Vigilar el vehículo y llevarlo de manera periódica al taller permite darle un mantenimiento preventivo y evitar averías. En caso de sufrir alguna de ellas deberás acudir a profesionales para un resultado que dure muchos años. Esperamos verte para el mantenimiento periódico, pero si sufres una avería esteremos encantados de atenderte.